Autodromo José tobar tobar (Yahuarcocha)

Un grupo de entusiastas dirigentes de la época concibió la idea de construir una pista alrededor del lago. Entre los nombres destacados figuran José Tobar Tobar, José Hidrobo, Hernán Almeida, Oswaldo Saá Jaramillo, Alberto Enríquez Portilla, el periodista Renato Portilla, quien fue un puntal en la Construcción del escenario, entre otros.
Cuenta Madera que la monumental obra duró alrededor de una década y la construcción empezó con un capital de 280 sucres, donados por la ciudadanía, empresarios, hacendados, gobiernos provincial y central, la compañía privada como la Inca, que en ese tiempo construía la Panamericana Norte y por pedido de los gestores de la obra accedió a desviar su plan de acción y realizar también el trabajo del autódromo.
Fernando dice que por un incidente no aclarado hasta hoy la empresa Inca decidió retirar las maquinarias provocando la ira de la ciudadanía que realizó un paro de proporciones, paradójicamente liderado por el gobernador de entonces, don Renato Portilla, quien curiosamente se rebeló en contra de su propio presidente de la república, José María Velasco. Hubo heridos y un muerto. La curva de la “paloma” en la parte posterior del circuito grande se llama Edgar Jiménez en honor al ciudadano caído.
El propio Mandatario intentó llegar a Ibarra para aplacar la ira ciudadana, pero el aeropuerto fue invadido por gente de toda clase social y hasta animales y así evitando el aterrizaje del Presidente.
Afortunadamente el lío se solucionó, la compañía cumplió con el trabajo y el sábado 2 de mayo de 1970, don José María Velasco Ibarra, cinco veces presidente del Ecuador, inauguró el autódromo con una carrera de 600 kilómetros, donde Madera ganó ante el delirio de la afición.